2.8.09

Cortina para Lili: avances...

Finalmente terminé el primer paño de la cortina para Lili. Debo confesar que no fue sencillo... la pobre cortina sufrió sus bemoles...
Tuve que destejer dos veces la parte del tramado central. Increíble, pero real, el estado de ánimo de la tejedora influye mucho en la tensión del tramado. Parece que hubo un tiempo en el que tejí bajo cierto estado de ansiedad y cuando me fijé cómo iba el largo de la cortina me dí cuenta de que el ancho habia disminuido notablemente, consecuencia: a destejer...!! Comencé nuevamente, tratando de prestar más atención a la tensión hasta que finalmente el paño estuvo terminado. Se me ocurrió colgarla para tomar las medidas y... error!! al pesar se agostaba y se alargaba... a destejer nuevamente!! Qué odio ver como lo que alguna vez habia sido trama volvía a ser ovillo!! Solo quedaron las flores, a las que habia que agregarle una más de cada lado... dejé las flores y los ovillos en su bolsa hasta que se me fuera el enojo y, al dia siguiente, cuando me amigué con la cortina nuevamente, la retomé... y tejí y tejí hasta ayer que quedó terminada... ahora, sin errores; así que es de esperar que el segundo paño fluirá sin tantos obstáculos...

5 comentarios:

Brenda dijo...

Precioso, Gaby!! Valió el esfuerzo!!
Cariños.

Lili dijo...

que linda!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Gracias! Si, espero que el segundo paño fluya! jajajaajaja
Beso

Mónica dijo...

Parecen las instrucciones para tejer una cortina, destejerla y volver a tejerla nuevamente para que finalmente se quede en la ventana. Un artista plástico y escenógrafo que fue profesor mío de cine, siempre nos hablaba de la resistencia del material, y que cuanto más y más venciéramos esa resistencia, quizás, nos vayamos acercando a la idea del arte que habíamos intuido.

Gloria dijo...

Q fina y delicada trama, me encantò!!!
Se asemeja a las q aparecen en las revistas!!!
Genial, t felicito Gaby!

L dijo...

Fue amor a primera vista el que sentí ayer por las cortinas!!!!! Quedaron conmovedoramente bellas. El rubro cortina siempre me resultó inhóspito porque detesto el formato standard de voile, y me cuesta mucho trabajo encontrar algo más especial que me guste. Como no sé hacer ninguna actividad manual, no tenía idea de cómo iba a responder Gaby a mi propuesta de tejer las cortinas para mi dormitorio. Como siempre, se entusiasmó con la idea, y cuando fui leyendo las dificultades que tuvo que ir sorteando, valoré muchísimo más su trabajo. Increible pensar que el estado anímico de la tejedora iba a estar tan presente en el objeto. Pero Gaby es tenaz, y trama las tramas con un amor infinito, así que lejos de desistir, llegó al resultado final...
Ayer mientras charlábamos durante horas en casa, alternativamente ella y yo nos parábamos para... ir a ver las cortinas jajajajaaja
Gracias Gaby!!!!!!